INICIO » categoría » De cómo conocí a un transexual (Capítulo III)

De cómo conocí a un transexual (Capítulo III)

Click to this video!
  • 8
  • 8.047
  • 8,90 (10 Val.)
  • Lo que yo no sabía entonces, es que cuando se prueba una buena verga, nunca dejarás de desearla, esa o cualquier otra. Como dicen, no hay maricón arrepentido.

    En mi segundo relato les conté lo confundido que estaba después de la segunda follada de mi vida, a tal punto que decidí evitar otro encuentro con mi amado desvirgador. Sé que no fui correcto con él, que no consideré sus sentimientos, y hasta ahora me arrepiento de no haber actuado de otra forma. Pero en esa época ser homosexual era un estigma, y el miedo que me dio sentir tanto placer con el pene de ese hombre penetrándome, que cuando lo veía me escapaba o me refugiaba en mi grupo de amigas y amigos. Finalmente, se dio cuenta de mi juego, y dejó de perseguirme. Lo que yo no sabía entonces, es que cuando se prueba una buena verga, nunca dejarás de desearla, esa o cualquier otra. Como dicen, no hay maricón arrepentido.

    En efecto, a pesar que nunca amainó mi deseo por las mujeres, que tuve sexo con varias amigas y me terminé casando con una de ellas, en cuando podía, buscaba satisfacer mi deseo de placer anal, sólo que con hombres desconocidos, en lugares donde no me encontraría con nadie que supiera de mí. Y así pasaron los años, encontré un buen trabajo, que me llevó a diferentes países, y hasta ahora sigo viviendo con ese secreto a cuestas.

    Viviendo en uno de esos países, me enteré por la prensa de un debate público bastante inusual. El Alcalde de la ciudad había tenido que intervenir en un conflicto territorial que se daba entre transexuales y travestis, lo que se zanjó delimitando dos espacios diferentes de la ciudad para que cada grupo ejerciera su comercio sexual sin interferir con el otro, lo que trajo la calma y la paz a todo el mundo. Para mi sorpresa, la zona de transexuales quedaba al pie de la colina donde se erguía el edificio donde yo vivía, lo que azuzó mi curiosidad. Además, nunca me había preocupado de saber la diferencia entre transexuales y travestis, que hasta entonces para mí, por ignorancia y desinterés, eran casi la misma cosa.

    Un fin de semana en que estaba solo, porque mi mujer había viajado por motivos de trabajo, me picó la curiosidad mezclada con calentura, y decidí salir en auto a explorar ese territorio de transexuales. Ya era de noche, y aunque no había muy buena iluminación, quedé impresionado con la belleza de varios de esos ejemplares, que se paseaban tranquilamente en un espacio no mayor que una cuadra, observando los automóviles que transitaban lentamente, acercándose a conversar con su ocupante cuando se detenían. Uno que otro subía al automóvil y desaparecía. Casi al final de la cuadra vi una chica (¿chico?) muy atractiva y decidí detenerme a entablar conversación. Le dije:

    - Hola, no tengo experiencia en esto, por eso te pido que no te molestes si te hago una consulta.

    - Dime, mi amor, con confianza.

    - Ustedes son todos pasivos, o también son activos?

    - Mira cariño, yo tengo un pene bastante pequeño, por eso soy sólo pasiva, pero si buscas otra cosa, conozco una amiga que tiene una tranca para volver loco a cualquiera. ¿Quieres conocerla?

    - Si, por favor, ¿cuál es?

    - Es aquella que está casi al comienzo de la cuadra, pelo castaño, con un vestido azul.

    Muchas gracias, le dije, eres muy amable. Me di la vuelta y retorné al lugar indicado, donde efectivamente, a la sombra de una marquesina estaba la chica de las señas que me habían dado. Me detuve, la llamé con la mano, y se acercó a mi auto. No había caído en cuenta lo hermosa que era cuando pasé unos minutos antes. No tendría más de veinte años, con un cuerpo bien contorneado, aunque sin voluptuosidades, y un rostro de niña con un maquillaje discreto. Sólo su voz, que seguía siendo bastante masculina a pesar de su afeminamiento, delataba lo que era.

    - Una amiga tuya me recomendó hablar contigo.

    - Ahh, entonces es porque quieres verga ¿verdad? ¿O quieres hacerlo por lado y lado?

    - La verdad es que quiero verga, le dije un poco nervioso.

    Entonces se irguió, levantó su corto vestido, y de una tanga de encaje rojo sacó su pene, medio flácido, pero de porte interesante, preguntándome si era lo que me interesaba.

    Le dije que sí, a lo que sonriendo maliciosamente me dijo cuánto me iba a costar, y el precio de la habitación donde podíamos ir. Acepté, y le pedí que se subiera al auto, lo que hizo dejando ver unas piernas hermosamente contorneadas. Me dirigí al lugar indicado, una calle transversal con unos cuantos autos parqueados. Me estacioné ya medio agitado, y me bajé siguiéndola hasta una casa sin ningún tipo de indicación. Ella golpeó la puerta, y le abrió un tipo con el que intercambió unas palabras, y me hizo una seña para seguirla.

    "Págale la habitación", me dijo, y cogió una llave que le pasó el tipo. Abrió la puerta de la habitación y antes de entrar se viró y me indicó que ahora le tenía que pagar a ella. Entramos, cerró la puerta con llave, guardó el dinero en su cartera, extrajo unos condones y un tubo de lubricante, lo que depositó encima del velador.

    Me saqué la ropa, acomodándola en una silla, y me tiré desnudo en la cama observándola con curiosidad y excitación. Ella se bajó lentamente la cremallera y se desprendió del vestido, quedando en sólo en tanga y sostén de encaje, ambos rojos. Se sentó a mi lado en la cama y comenzó a acariciarme, mientras yo aprovechaba para explorar esos muslos suaves y firmes. Se quitó el sostén, dejando al aire dos tetas no muy grandes, pero firmes con unos pequeños pezones ya erguidos. "Maravilla que hacen las hormonas", pensé. Después se sacó los zapatos y el calzón, dejando al descubierto una pinga que nunca había visto en persona. Era puntuda, con una cabeza pequeña, pero cuyo troco se iba ensanchando hacia la base, donde terminaba más grueso que los que había disfrutado hasta ese momento. Notó mi sorpresa y se rio de mi cara relajadamente.

    - No te preocupes, mi amor, igual te va a gustar mucho.

    - Ya lo creo, pero es que hace más de un año que no tengo una verga en el culo, ¡y ésta es impactante! La punta me entrará fácilmente, pero después no sé hasta dónde lo voy a poder aguantar...

    Ahora la cara de sorpresa lo puso ella

    - ¿Tanto tiempo llevas sin sexo? ¿Acaso eres cura?

    - Nooo, lo que pasa es soy casado y mi bisexualidad no la puedo revelar. Sería el desastre de mi vida, no me atrevo.

    - Te entiendo cariño, pero ya me ha pasado antes, y sé cómo manejarlo. Tu relájate y disfruta, que te voy a tratar como si fueras un adolescente virgen. Empieza a mamar mi verga con cariño y cuidado.

    Me acomodé en la cama para tomar sus bolas, y meterme ese pene especial en mi boca. Cuanto más lo entraba, más tenía que abrir la boca, lo que no dejaba de ser un poco complicado, por lo que me dediqué a chupar todo lo que podía, sin exigirme más. Mientras tanto, ella embadurnaba dos dedos de una de sus manos con el lubricante. Con una mano abrió mis cachetes, y con sus dedos embadurnados empezó a masajear mi botoncito palpitante de deseo. Así estuvo un rato, metiéndome dos dedos lubricados hasta relajar mi esfínter, mientras yo arrebolaba la cola deseoso de sentir esa tranca abriéndose paso hasta donde fuera posible.

    Sacó su pene durísimo de mi boca cansada, se limpió la saliva que escurría, y se colocó un condón color rosa. Me preguntó cómo quería ser cogido, si de cucharita, de perrito, patitas al hombro, etc., a lo que le respondí que mejor me cogía de perrito, a ver hasta dónde me podía enterrar ese tronco grueso que probaba por primera vez. Ella se rio nuevamente, relajada, se ubicó entre mis piernas a mi espalda, y levantó mi trasero tomándome de las caderas, mientras yo me apoyaba en los codos hundiendo mi cara entre mis manos, esperando la embestida de ese espolón.

    Separó mis rodillas, empujó mi espalda hacia abajo para dejar mi cola aún más expuesta, y apoyó la cabecita de su miembro en la entrada de mi culito casi virgen. Entró sin dificultad, a pesar del respingo casi instintivo que di cuando lo sentí atravesando mi entrada tan necesitada de verga, e inició el delicioso mete y saca que tanto deseaba hace tiempo. Sentí que mis esfínteres se dilataban más y más con cada estocada, hasta hacerme ver estrellas. Seguramente me quejé más fuerte que hasta entonces, porque sacó su pene, me puso más lubricante, y volvió a enterrarlo hasta donde había estado. Siguió empujando y empujando, mientras mi culo se abría más y más. No podía creerlo. Se inclinó sobre mi espalda, mientras mis piernas se ponían flojitas de tanto placer. Agarró mi pene con su mano aún lubricada, y empezó a masturbarme hasta que en un estallido largué todo mi semen sobre la cama.

    Siguió bombeando un rato más, hasta que con un mmmhhh, mmmhhh, mmmhh, se corrió dentro de su condón en el interior de mi culo. Sacó su pene de mi ano en ascuas, y se retiró el condón, mientras yo caía, marchito, de costado. Se bajó de la cama para ir al baño, y me dio la oportunidad de verla desnuda, esta vez de espaldas, disfrutando de la vista de ese cuerpo hermoso de adolescente, con lindas nalgas y unas caderas que se mecían cadenciosamente. Parece que sintió mi mirada de admiración, porque se viró y me sonrió pícaramente.

    En el transcurso de ese año, tuve la oportunidad de disfrutar de ese encanto un par de veces más, hasta que una noche le pregunté a su amiga si andaba con un cliente, a lo que me respondió que un extranjero con plata se la había llevado para hacerla su amante, pero que ella estaba aprovechando para estudiar peluquería y cosmetología, pues se daba cuenta que eso no podía ser para siempre, y que no podía vivir de la prostitución toda la vida.

    Más adelante, les relataré otra de mis experiencias poco comunes.

    • Valorar relato
    • (10)
    • Compartir en redes
    Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

    Online porn video at mobile phone


    me convertí en putadiremos porno hermana hermana hermano borrachosuperman sexy en halloween relatoRelatos gay. Noche de bodasrelatos eroticos de deseos reprimidos de mujeres curentonasVenus porno me encanta cojer con mi tiorelató trío con casadosrelato del mejor sexorelatos de incesto le vi la pija a mi nieto y me puse loca-youtube chantaje tetasrelatos eróticos de mi administradorarelato sexoque esposa tienes relatovideos pornos menseña suverga mipapacon que facilidad le toque las tetas a mi hermanaA cuatro patas con la vecina voluptuosaRelatos eróticos las capacidades de luisinyecciones y vacunas en las nalgas relatoscache:93zNrtzWjXEJ:rx-online.ru/relato/9417-carlota-e-isabel-3/ convirtiendo a la esposa en puta abrime las piernas y cojeme pornoHermana defame acabar en tus tetasclaudiazorrita todo relatosporno profesora castigadora clasestocame mama relatopanocha culo nalgas tangas tetas y brasierrelatos de manoseos en el transporte publicopapi yano sueltame qe me duele sise pornoa mi perra legusta que la masturverelatos lo perdi por infielhttp://rx-online.ru/relato/10385-la-llamada-de-clara-3-primera-parte/&Relatos fantasiosos Mis papas follan en mi nombrese resistia pero al final la follo a la fuerzarelatos porno de amor filial hijo soy tu mami mmmputito muy marica con encajela maldicion placentera de harry potter 2pasandole el semen a mi amantecache:QKfvsU-ZC7UJ:rx-online.ru/relato/2090-nuestra-iniciacion/ relatos enseñadote a follar hermanitarelato del mejor sexoRelatos si mijo mameme la panocharelato erotico de maestra con viejo chaparrome violo al vecinorelatos de infiel de mamami esposa Liz y mi amigo juanitoRelatos de madres que le muestra asu hija como desvirgarse con su hermanoCaliente rosalba relatosrelatos pornos de ahijadas ninfomanas enculadas por el padrinorelato erotico de maestra con viejo chaparrorelatos de prima que se excita viendo el pene de su primorelato porno me hicieron esclava con tacos altos viudaEl semental de confianza 4 relato pornorelatos cortos me gusta exivir a mi esposa para que la cojanmi hermana me baña por estar enyesadoRelatos eróticos las capacidades de luisrelato xxx el harem de mi padreXxxrelato me cogen en el autoporno mamando a dieguito el activo pollón en la camaabuelito tocame mi clitorismi mujer hace una paja y despues me la chupa.relatosnaci puta relatovideo de mi hermanaven la duchapunteaba en el.bus hasta que tuve.un orgasmomi prima y yo hacemos el amor relatosRelatos follando con el amigo de mi esposoyo quise que me desvirgara mi papa videos pornorelatos madre en hilo dental calienta y foya asu hijorelatos eroticos mi cuñada le urge un dinero y a mi me urge cogerlacuentos relatos .con/relato /4793-mayte mi cuñadaayudo a mi hermanito a cagar relatosrelato erotico hijo nalgas redondas gaymama tocame la pichula relatoRelatos de sexo a mi mujer le ha crecido el culo de tanto que me la cacho por atrasrelato pucha coger sii metela mamalaconvenci a mi esposa de hacer un trio relatosrelatos de trios con amigosincesto yfilialmbar coneja relatos pornosuna noche cualquiera relatosclaudiazorrita todo relatosRelatos follando con el amigo de mi esposorelato vo como mi amiga follaba a papigolfo relatosRelatos eróticos las capacidades de luisporno mi hermano solo se toca el pene y me llama para aserme explotarrelato "hazte una paja" filialcojiendo con mi tia relatossola rica videosrelatos fui violada por mi hijorelatos de madres culeadas por sus hijos por amenasasLos albañiles me desvirgaron a mi noviale cierran el ojo para que no vea que su hermano se la esta cojendolos amores de ana etxeberria 12miujer le gusta las guarrerias relatosaislado con suegra relato