INICIO » categoría » Ángel de Florencia (Primera parte)

Ángel de Florencia (Primera parte)

Click to this video!
  • 6
  • 32.723
  • 9,38 (29 Val.)
  • Tras un fatal accidente, una joven y su hermano gemelo se reencuentran, y empieza el juego

    Desde que mis padres se divorciaron cuando yo era niña, mi familia quedó rota en dos pedazos. Fue un caso conocido, incluso se tomó de ejemplo en derecho alguna que otra vez. Mi madre ganó mi custodia y mi padre se quedó con la de Allesandro. Mi madre y yo volvimos a Italia, y el trabajo de mi padre se los llevó al extranjero. Sus problemas me separaron de mi hermano gemelo y me destrozaron la infancia. Estábamos muy unidos.

    Cuando cumplí los dieciocho, era la típica adolescente fuera de control, bien pasada de rosca. Me saltaba las clases, bebía, fumaba y cambiaba de novia cada dos semanas. Nunca fui capaz de acercarme a un chico. No existían para mí desde que intentaba convencerme de que mi hermano y mi padre estaban muertos. Por supuesto que no lo estaban, pero era lo único que podía hacer para racionalizar lo que nos habían hecho. Era demasiado doloroso para mí.

    Y todo cambió de golpe. Mi madre había ido a recogernos a unas amigas y a mí de una fiesta particularmente salvaje. No tuvo otro remedio, íbamos tan borrachas que ni andando hubiéramos llegado. Solo recuerdo vagamente el estar metiéndole mano a Gabriella por debajo de la falda y su risilla en mi oído en el asiento de atrás, cuando otro coche se estrelló contra nosotras a 180 km/h.

    Solo yo sobreviví, dentro del amasijo de hierro al que quedaron reducidos los dos coches.

    A los pocos días, mientras yacía en el hospital, sedada y desorientada, alguien vino a verme.

    Desperté con el roce de una mano en la mejilla, con unos ojos verdes atravesándome hasta la misma raíz. Era la Muerte, era un fantasma.

    Allesandro.

    Mi ingreso se prolongó semanas, de las que solo recuerdo su sombra en el rincón. Entraba y salía de la realidad a golpe de anestésicos, sentía que esperaba mi alma para devorarla tan pronto abandonase mi cuerpo, que venía a cobrar venganza por los años de soledad. Un espectro vengativo, con el rostro de mi hermano.

    Hasta que me retiraron la morfina y pude ver que de verdad estaba allí, hojeando una revista.

    Fui genuinamente feliz. Esa felicidad inocente que nace del cariño sincero, de los recuerdos dulces y bonitos de la más tierna infancia.

    Y mi hermano se acercó a la cama y me abrazó con cuidado, me prometió que no estaría sola, que cuidaría de mí hasta que estuviese lista para viajar con él de vuelta a casa, con él y nuestro padre, fuera del país.

    Esa fue su promesa, protección y seguridad. Pero algo en la forma de apretarme contra él decía mucho más. Aun ignoraba las facetas oscuras de mi hermano, pero le bastó con acercarse a mí menos de un minuto para hacerme mojar las bragas.

    Ya de vuelta en mi piso vacío empezó la locura. Me daba la sensación de que se movía con deliberada lentitud, que lo hacía todo despacio adrede. La forma en que me acariciaba el brazo al sentarme en el sofá, cómo me pasaba el cepillo por el pelo, incluso cuando me ayudaba a entrar a la ducha y me sostenía la toalla apartando la vista. Intentaba razonar desesperada que aquello era porque estaba acostumbrado a atender a gente herida, que la profesión de nuestro padre había dejado su huella en él, que quizá él también estudiaba medicina, que a mí me gustaban las mujeres. Pero tenía la planta de una bestia, me estaba cazando, yo era su juguete. No me dejaba un instante a solas, y yo me moría por masturbarme y poder pensar con claridad. Y así un día, dos, tres…

    Ni sabía en qué día vivía. Comía por puro reflejo, me movía donde él me guiaba, con aquella sonrisa amable y tan condenadamente neutra. Le pedí que se quedase conmigo a ver la televisión un rato esa noche, con la cabeza saturada de preguntas, dudando de mi propia cordura.

    Acababa de salir de la ducha, aún tenía el pelo húmedo. Con el pijama negro a medio abotonar y descalzo, se sentó a mi lado y puso un programa de comedia tonta y risa fácil. Intenté distraerme, ignorar su cuerpo, no mirarlo. Imposible. Era demasiado, tiraba de mí como un imán.

    Y en un chiste del programa me despisté un segundo y sentí su lengua en el cuello.

    Se me nubló la vista, no me pude ni mover. Deslizó un brazo detrás de mi espalda, alrededor de mi cintura, su mano subió hasta mi mandíbula. Con un movimiento lento y sin ejercer fuerza alguna, me hizo girar el cuello, presentarle la garganta. Se pegó completamente a mí desde atrás, con la tranquilidad del que no encuentra resistencia. Indecisa entre dejarme hacer o tocarle, sentía un calor tremendo.

    “Mi pobre Bianca…” me susurró al oído.

    Me mordió.

    Apretó lo suficiente como para hacerme daño y se detuvo inmediatamente después. Su brazo libre me apresó del todo, su mano bajó hasta mi ropa interior. A esas alturas, estaba más que calada…

    Eso le gustó.

    Hizo crujir los nudillos de esa mano y me abrazó, me apretó contra él, aspirando hondo contra mi pelo, presionando su erección contra mi culo.

    “Quiero follarte, Bianca…” -Musitó- “Aun te duele…?”

    Me giré para mirarlo a la cara. Tenía que ser una broma, era tan surrealista como las ganas que tenía de que me arrancase la ropa allí mismo. Tenía que ser una alucinación, un efecto secundario de los calmantes…

    Y allí estaban esos ojos verdes y ese pelo negro, ese rostro que reconocía en el espejo cada mañana como mío y el brillo del hambre. Sonreía ligeramente, una serpiente venenosa a punto de atacar.

    Me besó, o más bien nos besamos hasta perder el aliento. Era totalmente distinto a como había sido con Gabriella, con Joane, con Lolla... Ellas se reían como niñas, eran como mariposas, como hadas. Comparado con ellas, Allesandro era más animal, tenso, vibrante, más… depredador.

    Intenté desabrocharle la camisa, pero él se la arrancó de un tirón.

    Tenía un cuerpo hermoso y blanco, una fuerza tremenda.

    Me desnudó sin prisa, regodeándose en mi confusión, entre lengüetazos y mordiscos, evadiendo adrede los lugares más sensibles.

    Se deshizo del pantalón y se inclinó sobre mí, separándome las piernas con una rodilla. Me ardía todo, pero él no se decidía, apenas me rozaba. Iba a volverme loca. Me habría tocado yo misma si él no estuviera controlando mis manos.

    “Allesandro por favor…” –Le supliqué- “Hazme lo que quieras, pero no lo soporto más”

    Él sonrió de forma completamente distinta esta vez, casi parecía inocente.

    “Buena chica…”

    Se me echó encima sin miramientos y me penetró de golpe. Sentí un aguijonazo durante un segundo, pero estaba demasiado excitada. Me perdí en sus embestidas, le clavé las uñas en la espalda, en los costados, le mordí el hombro para ahogar los gritos. Mi hermano sabía demasiado bien lo que hacía y era la primera vez que yo estaba con un hombre. Era como cabalgar una descarga eléctrica. Acabamos juntos entre jadeos, a saber cuánto tiempo después.

    Y tras una breve pausa volvió a la carga.

    Estábamos a mitad del segundo cuando sonó el teléfono. Me tapó la boca con una mano y contestó sin emoción alguna, aun dentro de mí.

    “Bianca está dormida.” “Veo la tele.” “Aun le molesta el costado.” “El mes que viene.” “Claro, cuídate”

    Parecía otra persona.

    Luego arrojó el teléfono lejos de nosotros para acabar lo que había dejado a medias.

    Iba a ser un mes muy largo. No podía esperar.

    • Valorar relato
    • (29)
    • Compartir en redes
    Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar

    Online porn video at mobile phone


    cogida creampie abierta concha relatorelatosxxx mi nena de 12cuentorelatos madre hijo semen nraguitasrelato esclavo humillado por mi hermanapies de mi amiga relatorelatos de la primera vez q tuve sexoCuando tú novio te toca vulva relatos ricos y vulga?Ver japonesita de diez anos con su panochita ricalos amores de ana etxeberria 12 Relato señor con muchachaporno mujeres asustandose con penes grandesmi novia y yo nos desvirgamos juntosporno en la heladera mostrador pornodesviga por mi perro tomrelato esclavo humilladorelato esclavo humilladotravestis con ligueros y tangasrelatos porno de amor filial hijo soy tu mami mmmporno relatos tio culo supositorioinfiel con el amigombar coneja relatos pornosrelatos mi suegro me agarra las nalgas de la ropa suciarelatos el vicio de mi maridohermana ahorcajadas en miuslo relato pornoCanalpornomujeres casadas follando cob sus choferesRelatos eroticos mi vecinita de secundaria decentecache:93zNrtzWjXEJ:rx-online.ru/relato/9417-carlota-e-isabel-3/ me puse un negosio con mi cuñado y me la folle ala mujerporno vos tembloroza pornotiende las cibijas al hijo y termina follandoloRelatos eróticos las capacidades de luisSostienen relaciones sexuales en camposantoallinurl: online La llamada 3relatosxxx mi nena de 12si mi amor me imagino a otro mientras me coges exita relatosporno mi tia buenisima es sonambularelatos de primas jugando verdad y retoTEMETI/1 Artista de sconocidotuve sexo con mi hermanita argentina relatosma pajeamerelato de sexo le mando mensajes por messenyer a mi hija todo completoVenus porno me encanta cojer con mi tiomujeres zorras comiendo pollas y follando fuert gratis abrir nuevas ventanascuentos relatos .con/relato /4793-mayte mi cuñadala mejor pagina de relatos lèsbicosrelato de sexo con madura sudada en el gymver video porno brabuconIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijaCuñada en calzoncitos relatosesclava de mi hijocuentos de mujeres que les gusta a poner a mamar perro bebes su clitorishay foto que las mujere estan con el culo parado bien nalgona veterana en cuatro largando leche le encanta que le acaben en el orto la puta culiando ala cocinera.x la soalda relatosmi mama es sonambula viene a mi cuarto relatos eroticosrelatos "te presento a mi" vergota69 es mi numero de suerte vepornlogre coger a mi buenota tia relatosRelatos mi hermanita me lo mama fenomenal xxxvideos porno rumbo a mi hermana borracha le quité la virginidadcometela hasta el fondocogida en baby doll dani relatosrelato de esposas infieles con pantimedias puestas Darka[email protected]relatos de incesto sexo con maduras cartuz "historia del chip" 019le dice al amante que verga amor cojete mi culoIncesto relatos mi hermana me pide que las embarace a ella y asu hijami tia y mi madre son mi enbra relatorelatos eroticos de tenderosvideo rubado de mi esposa en su prima vez cavalgando corneadorinfiel con el amigove a su tia con la vagina carnosa y se la folla